Una vivienda unifamiliar a las afueras de Madrid

La vivienda unifamiliar en Arganda del Rey fue un proyecto muy especial. Los clientes querían una vivienda funcional, con una estructura de hormigón clásica pero con un interior moderno. La construcción de doble altura fue muy rápida, ya que en poco más de 6 meses estaba terminada.

Los clientes tenían claro que no querían un exterior llamativo. La fachada está revestida con un porcelánico oscuro, similar a la pizarra en la parte inferior de la vivienda y el resto recubierto con un mortero monocapa en color gris. Para los interiores se eligieron colores neutros (principalmente blancos) y madera natural para solados y vigas de techo, siguiendo un estilo nórdico sencillo.

Solados con motivos multicolor en cocina y baños, con baldosas tipo hidráulico junto a alicatados blancos tipo metro de loza y una impresionante escalera de mármol, son algunos de los detalles de ejecución de una vivienda funcional, discreta y elegante.

Interiores en colores neutros (principalmente blancos) y madera natural tratada para solados y vigas de techo crea un estilo nórdico sencillo único.

La construcción de una vivienda siempre es muy reconfortante, ya que se crea el espacio más íntimo del cliente. Por ello, siempre nos aseguramos que la construcción sea realizada de la manera más segura y eficiente posible.